Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

Libro Tzolkin 2012

LEE EL PRIMER CAPÍTULO

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

Síguenos en

INTRODUCCIÓN AL CALENDARIO MAYA: EXPANSIÓN DE CONCIENCIA

Contenidos del Artículo:

 

CALENDARIO Y ALMANAQUE

Calenda es una palabra del Latín que significa “primer día de mes” y calendario viene a ser una recopilación de los días del año, agrupados por meses y numerados desde el primer día de cada mes.

Calendario y almanaque serían sinónimos. Significarían lo mismo, aunque actualmente los calendarios suelen informar de los días laborables y festivos, mientras que los almanaques suelen hablar de trabajos agrícolas, momento de plantar tal cosa, de podar, etc

Podríamos pensar que el Calendario Maya es también una recopilación de  los días del año agrupados de alguna manera –la propia de esa cultura-, tal vez haciendo referencia a fuerzas cósmicas o a energías espirituales que quizás ayuden a evolucionar o a conocerse mejor

En ese sentido el calendario maya seria como una Astrología y efectivamente la astrología también sería como un calendario, puesto que contiene todos los días del año agrupados de alguna manera, en este caso en los símbolos zodiacales.

Si el calendario maya tiene un calendario agrícola, el calendario civil, con referencia a festividades y actividades grupales, también tendría una especie de astrología evolutiva dirigida a las personas de forma individual para ayudarles en su crecimiento.

Pero en realidad, el calendario maya siendo un calendario no es un calendario, porque aun ocupándose del tiempo no se ocupa del tiempo sino del conocimiento relacionado con la conciencia.

CREATIVIDAD

El calendario maya es un libro sin hojas pero con símbolos. No es un libro erudito basado en acumular datos en hojas, donde las hojas sirven para descargar la memoria y poder ser trasmitidos los datos más fácilmente.

El calendario maya es un libro que trasmite conciencia y conocimiento no erudito. Por eso utiliza símbolos que son conocimiento concentrado dirigido no a la memoria sino a la creatividad.

La creatividad te une al Creador y al amor.

La creatividad te une, con permiso del Big Bang, al creador, aunque también podemos decir que dentro de ti hay un Big Bang. De momento lo dejamos como un asunto estético.

La creatividad te une con el amor a través de la procreación. También el amor es creador y también el amor esta dentro de ti. También el amor es Big Bang.

El calendario maya es un libro de símbolos que te conecta con el creador dentro de ti, con el amor dentro de ti y con la vida dentro de ti, por eso no es un calendario del tiempo sino de lo atemporal.    

LA IMPORTANCIA DE LOS SÍMBOLOS

Los símbolos son información súper-concentrada, casi inacabable e inagotable.

Los símbolos contienen información constantemente renovada para la creatividad.

Cuanto más despierta está la creatividad más información entrega el símbolo, sin fin mientras sea necesario.

Por eso el calendario maya contiene tremenda información a través de los símbolos, y a su vez los símbolos contienen tremenda información a través de la resonancia que producen.

Sin resonancia el símbolo no habla, porque no le dejas. No le escuchas.

Por eso es necesaria una actitud meditativa. Es necesario parar la mente lógica y escuchar. Como Moisés: parar la mente lógica –la que sabe- y acercarse a la zarza para escucharla.

El intento y la escucha

Tenemos dos ayudas, una es el intento y otra la escucha.

El intento se expresa y se refuerza con el diálogo. Aunque sea contigo mismo es importante expresar lo que quieres conocer y por qué, con tantos detalles como puedas porque luego vienen las respuestas.

Todas las preguntas tienen respuesta.

La escucha esta compuesta de muchas cosas (sincronías, analogías, resonancias) pero tal vez una de las más importantes es mantenerse en el intento.

Es decir, el intento y mantenerse en el intento, es decir, no ser lógico y recoger todo. Todo tiene sentido.

Mantenerse en el intento tiene que ver con la duración, con permitir que algo ocurra, darle espacio para que suceda.

EL TIEMPO Y LA EXPANSIÓN DE CONCIENCIA

Si una cámara  hace una foto cada día a la misma hora, la imagen es casi la misma, apenas cambia: treinta días a las doce de la noche es casi la misma foto, o treinta días a las doce de la mañana; es como una línea recta. Muchas fotos serian iguales.

 

Sin embargo, dos imágenes, una a las doce de la noche y otra a las doce de la mañana,  harían un zigzag.

Parecería que el cambio es muy brusco y no es así: ni es plano o con poco cambio, ni es un cambio brusco noche-día; es algo gradual que sucede poco a poco pero que va de un extremo al otro.

Con muchas fotos cada media hora, vemos avanzar al sol pasar de un lado al otro, o vemos surgir la oscuridad y reaparecer la luz, gradualmente.

Eso es mantenerse en el intento, permitir que suceda: PERMITIR A LA CONCIENCIA EXPANDIRSE.

La conciencia necesita tiempo para expandirse. Quizás sea esta la razón de la existencia del tiempo. Necesitamos tiempo para expandir la conciencia: es algo gradual, no nos sirve pasar de un estado a otro de forma inmediata.

La analogía y las sincronías tienen que ver con la resonancia. La analogía calibra la resonancia pero necesita tiempo. La conciencia necesita tiempo.

PERO TENEMOS TIEMPO. Tenemos tiempo pero lo que necesitamos es conciencia.

Decimos que el tiempo es oro pero en realidad es luz. El tiempo es luz esperando la conciencia.

OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO

Para enviar comentarios u opiniones sobre el contenido de la Web está disponible el e-mail info@calendario-maya.net.