Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

YA HA SALIDO

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

Síguenos en

CALENDARIO MAYA

Sellos Maya

Tonos Maya

Sello oculto

Familia

Onda Encantada

Tzolkin

INFORME KIN PERSONAL

Oráculo de Pareja

Sello de la Pareja

Oráculo Personal

CONTACTO

 

ONDAS DEL HUMANO Y LA TIERRA

La energía del ser humano va asociada, de una forma clara en este caso a la energía de la tierra. Se acompañan mutuamente, y una onda es la oculta de la otra.

Onda del Humano

 Es la onda de la libertad y de los pensamientos elevados.

 

La onda del humano acaba en el tono 13, que es la semilla. Cuando transciendes esta onda, alcanzas a ser como eres.

Al ser humano le da fuerza la expansión de la conciencia (tono 5, el guerrero), y la comunicación es lo que le libera.

 

La onda del humano es la número ocho, cuya equivalencia como sello ocho es la estrella, que es la armonía, pero también la ética y la estética y la belleza.

De modo que esos pensamientos elevados de colaboración y respeto son también pensamientos armónicos y bellos, pero sobre todo son pensamientos sociables, porque la estrella también significa el encuentro y la convivencia con las demás estrellas en el cielo, porque la estrella son las estrellas del cielo.

 

Castillo blanco

 

La onda del humano es la última del castillo blanco, que comienza con el caminante del cielo.

Entonces, la definición del ser humano empieza por quien ha llegado a reconocerse como un caminante del cielo; alguien que pisa el cielo y se mueve por él; alguien que vive en el cielo, que no es precisamente quien está pensando en que le paguen un poco más o un poco menos, o en que le echen o le desechen, sino quien sabe, entre otras cosas, que DIOS NO SE CONTRATA.

 

Dios no termina su trabajo a tal hora, ni pide que le suban el sueldo ni está en tales circunstancias, sino que siempre está con actividad, disponibilidad, siempre trabajando gratis. Es decir, con incondicionalidad y en cuanto te descuidas, con amor.

 

Entonces, quien ha llegado a reconocerse como un caminante del cielo, puede llegar a reconocerse como un enlazador de mundos, alguien capaz de conectar con otras dimensiones.

El ejemplo de enlazador de mundos es Cristóbal Colón, y el arquetipo de otras dimensiones es ir a América, a un nuevo mundo. Este nuevo mundo parece o muy lejano, o muy imposible o que no existe, pero en realidad está muy cercano. Parece lejano siendo cercano; aparece como cercano estando lejano; parece imposible siendo muy posible; o tal vez parezca posible pero se muestre como imposible.

Sin embargo, Colón va en línea recta porque sabe lo que hace. Y este es el ejemplo del enlazador de mundos. Y esa es la virtualidad del caminante del cielo: ir en línea recta a donde quiera, si es que debe.

 

Cuando la experiencia se completa con la vivencia del enlazador, descubres que puedes transformar cualquier cosa; descubres el poder de la transformación instantánea, representado por la tormenta.

Y has llegado a la tormenta cuando te has reconocido como capaz de enlazar con otras dimensiones y cuando has vivenciado que eres un habitante del cielo, teniendo como consecución al vivir como caminante del cielo una plenitud de energía a tu disposición, que es el final de la onda del caminante del cielo.

 

Y con esa energía es con la que puedes dejarte transportar porque te has hecho apto; puedes llegar a América como enlazado, siendo la realidad de América pura y simplemente la realidad, que entonces se abre como algo transformable, más allá de su aparente imposibilidad: el mar se abre, Lázaro resucita, Colón llega a América, metes la mano en el bolsillo y sacas lo que te piden.

Cuando te encuentras esa capacidad de transformación, nace en tu interior el gozo, la alegría sin fin. Esa fuente de la risa, ese río, “me río constantemente”. Ese es el comienzo del ser humano. Nunca estás parado, porque siempre estás trabajando, aunque no te contratas

 

Onda de la Tierra

El oculto del humano 1 es la luna 13, que es el final de la onda de la tierra.

La característica de la tierra es la alineación, y el sol (tono 4) nos índica cómo conseguirlo, mediante la elevación de conciencia y la luz.

En esta onda, lo que se canaliza o realiza de forma fácil es la ensoñación, es decir, soñar la abundancia.

El final de la onda es la luna, asociada a la purificación de las emociones.