Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

YA HA SALIDO

EL LIBRO DE LOS SELLOS

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

Síguenos en

 

 

Para ver más información de otros sellos, pincha en la imagen:

 

El sello Humano y el ser humano, están asociados con el libre albedrío, ejercido con sabiduría en su conexión espiritual.

El ser humano es libre en su semejanza con Dios. Y ese es el significado del sello Humano, la libertad pero también los pensamientos elevados.

Pero si hablamos de pensamientos elevados sólo podemos hablar de verdades. Realmente los pensamientos elevados son verdades, no fantasías. Si fueran fantasías no merecerían ser considerados como elevados. Los pensamientos elevados son accesos a realidades muy reales, aunque no siempre evidentes.

 

El Sello Oculto

El sello oculto del Humano es la Luna, asociada al agua y a las emociones. En el Tzolkin el agua propiamente está representada por la Luna.

Luna forma familia con Semilla, Mago y Tormenta, y los cuatro son la familia del agua, que es la familia que inicia la cuenta calendárica, o sea la conciencia del tiempo. Para esta sabiduría maya se inicia desde algo que se considera agua. Pero el Humano es el oculto de la Luna, es decir que la Luna, o sea el agua, y el humano, son lo mismo. El humano y el agua son lo mismo.

El agua es importante, de hecho es simplemente imprescindible para vivir. Para ser humano es imprescindible ser humano, o sea vivir.

Una cualidad del agua es que no tiene fronteras. Cuando una gota de agua toca otra gota de agua, se forma o aparece otra gota de agua más grande, porque no hay nada que divida, no hay obstáculo para el otro. Para el ser humano es importante la transparencia frente a la luz, o sea frente a la realidad de dimensiones superiores, pero también es imprescindible que no haya una frontera con el otro. Cuando una gota de agua encuentra a otra gota de agua, dice “tu eres otro yo” o “in lak’ech”. Este es el lenguaje del agua.

La emoción, atribuida también a la Luna, es poderosa. La emoción te hace libre, porque te hace humano. Tal vez de lo que se trata es que los humanos conozcan y reconozcan que lo importante no es solo la luz sino también el agua, o sea las emociones; incluso quizás el agua luminosa, pero ciertamente el agua. Reconocer el AGUA es imprescindible para el human@.

La persona que cree en la fuerza no es libre, y además tiene miedo. Por eso la Luna está asociada al humano y a la libertad. Y antes que entrar en la quinta dimensión y el amor, el agua, que es la emoción, te ayuda como tarea a ser libre. Quitar al humano la libertad es impedir al humano conectar con su interior, la Luna, que como onda es justamente el inicio del quinto castillo, asociado al éter y al cielo.

 

El 12

El Humano es el sello 12, la libertad. La resonancia de Humano como tono es el 12, o sea “cómo puedo colaborar con todo lo que existe”.

De modo que el ser humano es intrínsecamente libre y necesita ser libre para ser feliz, pero también es intrínsecamente colaborador, o sea amoroso, generoso, compartidor para ser feliz. Y si desea otra cosa solo encontrará frustración, enfado, depresión, miedo, cuando se cumplan sus sueños.

Así, parte de los pensamientos elevados asociados al Humano, son pensamientos de colaboración, de respeto, de aprecio, de entrega con todo lo que existe.

En esa nueva realidad que está apareciendo, lo más importante ya no es ser el númer@ un@, sino colaborar con todo lo que existe.

El 12 une en el objetivo de “colaborar con todo lo que existe” al ser humano, como sello 12, y a la Semilla, que es la onda 12. Cualquier cosa que contenga la Semilla tiene relación con colaborar con todo lo que existe. Y cualquier cosa que contenga el Humano tiene relación con colaborar con todo lo que existe.

Una de las formas en que se expresa la paz es a través de la colaboración. Si no hay colaboración, no hay paz.

El ser humano impregnado de la solidaridad luminosa del Dragón, es el gran colaborador de todo lo existente. Da igual lo que hagan las demás personas, porque quizá no lo sepan. Sí es importante qué haces tu ante ese programa que te dice quién eres.

 

La Onda

Si analizamos la onda del Humano, según el Tzolkin es un desarrollo, una acumulación de experiencias que te llevan a encontrar que “todo está bien” como final de trayecto.

La Semilla, además de la resonancia con el Humano al ser la onda 12, es la transcendencia de la onda del Humano. El Humano es por lo tanto el camino para llevarte hasta ese conocimiento transcendente que es la Semilla. Y si algo sabemos de las semillas, es que no necesitan dinero para vivir, y que la vida que se abre delante de un grano de Semilla, es decir de una sola Semilla, es similar a las células madre, porque es inacabable.

Se tiene que acabar la vida para que las semillas dejen de proliferar, porque justamente transforman lo inorgánico en orgánico, y transforman la luz en orgánico.

La Semilla es florecer, y qué cosa puede querer decirse con florecer sino que “todo está bien”. Es como encontrar que hay una fuerza en ti que te lleva al éxito, o sea a la abundancia. Florecer manifiesta belleza, pero también prosperidad y además es una expresión de sociedad.

Abundancia, armonía, compañía de tus iguales, florecer, es como encontrar que todos tus sueños se cumplen, y tus deseos se satisfacen.

Y todo esto es el final del trayecto de Humano. La onda del Humano es contemplar cómo se realizan tus sueños.

 

La Onda Oculta

La onda asociada a la del Humano es la onda de la Tierra. Al mismo tiempo que trascurre la onda del Humano, trascurre la onda de la Tierra. Tierra y Humano son ondas ocultas, asociadas y simultaneas.

La tierra nutre al ser humano y le da el cuerpo. La tierra es Madre del humano. Están unidos, pero la tierra es sabia y generosa y siempre favorece al humano, y el humano sin conciencia abusa de la tierra, violenta a la tierra, no reconoce su santidad.

La onda de la Tierra termina como trascendencia en la Luna, que a su vez es el sello oculto del Humano. Cuando el Humano reconoce su trascendencia, como Luna 13 de la onda de la Tierra, es cuando empieza a ser humano consciente. Humano uno, o un humano. La Luna puede ser, como agua, expresión de la emoción, pero la Luna también es la puerta de una dimensión superior de la vida.

 

El tono siete de la onda de la Tierra es la Noche. La Noche da volumen; es el momento y lugar de pasar de una dimensión plana a una dimensión en volumen. Solo que nosotros no somos dibujos. Nuestra dimensión no es plana, y encontrar la Noche es encontrar la puerta de ti mismo, la puerta del cumplimiento de tus sueños; la puerta de tu entrega, de tu colaboración con todo lo que existe, es decir con la vida, la realidad, con el Espejo.

Noche 7 solo es posible con Espejo 7, o sea es encontrar lo sagrado real.  

Vivir es florecer.

Ver más en El libro de los Sellos

 

Para ver más información de otros sellos, pincha en la imagen: