Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

Libro Tzolkin 2012

LEE EL PRIMER CAPÍTULO

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

Síguenos en

 

MEDITACIONES ONDA DEL CAMINANTE DEL CIELO (20 DE JULIO AL 1 DE AGOSTO)

 

- El Reiki y el Tzolkin

- Cuándo empezó todo

- El año es un periodo temporal

- El primer castillo y la familia del dragón

- La familia y los colores

- El día verde

- Onda del caminante

El Reiki y el Tzolkin (27/7/2012)

 

Queremos señalar cierta similitud entre el Reiki y el Tzolkin.

Es importante encontrar las similitudes entre las cosas porque encontrar la similitud, en ocasiones la sincronía, es eliminar las fronteras, eliminar lo que separa a unas personas de otras, y potenciar lo común. Encontrar el lenguaje común elimina gran parte de los escenarios donde tu no eres otro yo, y permite la aparición del escenario real, que es la tierra donde tu eres otro yo.

Eliminar las barreras es potenciar el In lak’ech.

 

El primer símbolo del Reiki, Cho Ku Rey, abre la canalización. Tormenta 7 habla de la canalización, tono resonante, como un presente, color azul, y lo que canaliza es el contenido de la tormenta, que para unos es autogeneración, reinventarse, resucitar. Lo que hace la tormenta es ayudarte a estar más vivo. De modo que estamos en el tiempo de la canalización, o sea el tiempo del Reiki, el tiempo de la Cábala, que en definitiva es el tiempo del castillo verde, simbolizado por la luna, la cual como buen cabalista, RECIBE Y EMITE.

Recibir y transmitir no es inventar; es estar en el castillo verde. El dragón, como el Cho Ku Rey, abre la transmisión de la energía; inicia el paso de la luz; aporta esa vitalidad canalizada que transforma y ayuda a la realización. Hay tal vez y en algún momento, cierta similitud entre el Cho Ku Rey y el dragón, o quizá puede haberla.

 

El segundo símbolo, Sei He Ki, en el Reiki tiene una connotación casualmente como la de los sellos blancos, emocional y mental. Quizá podríamos considerarla como un refinamiento de esa energía inicial, del dragón o del Cho Ku Rey.

Es decir, tal vez tu estás recibiendo Reiki y te estás cargando de energía y de luz, pero en algún lugar de tu interior hay un dolor tan grande, que esa luz no puede entrar, porque tendría tal vez que hacerlo violentándote, y esa energía entonces actúa como el agua, simplemente te toca. Se pone a tu lado y se adhiere, y por impregnación va ascendiendo, porque el agua ha INVENTADO, gracias inventores, la capacidad de ascender venciendo la ley de la gravedad, que por peso la llevaría hacia abajo. Y el agua, sin impulso, asciende por CAPILARIDAD.

El agua tiene esa cualidad de ascender y rellenar sin violentar, como también el viento tiene esa capacidad de rellenar porque es el espíritu, que calladamente anima a los seres vivos.

Por eso es una energía de refinamiento similar a Sei He Ki, que actúa a nivel agua, es decir a nivel emocional y mental.

Pero tanto Cho Ku Rey como Sei He Ki actúan como canal, es decir vienen desde otro sitio a ti.

 

El tercer signo, Hon Sha Ze Sho Nen, ya trabaja específicamente con otra dimensión, con la dimensión azul del presente, que es donde vive el tiempo. Desde Hon Sha Ze Sho Nen vas al pasado a restablecer el daño, y al futuro a instalar el beneficio. Pero estás en el presente. Se abre el presente como lugar del tiempo, pero no del tiempo de no ser, sino del tiempo de ser.

Es extraordinario su parecido con la noche, gracias noche. Eso es lo que puedes hacer en la noche, instalar la maravilla.

 

Cuando hablamos del dragón, hablamos del dragón y de todos los sellos rojos; cuando hablamos del viento, lo hacemos de todos los sellos blancos; y cuando hablamos de la noche, lo hacemos de todos los sellos azules. Solo que además te permite enfocarte a un cuerpo: al cuerpo emocional, al cuerpo físico, al cuerpo espiritual, al cuerpo maestro...

El color amarillo como expansión muchas veces no está suficientemente comprendido. El amarillo es como la semilla, un programa, una posibilidad, pero tu puedes activarlo, y va a crecer hasta su expansión desde el presente, o sea desde lo azul.

Tienes que encontrar un momento azul para que surja esa posibilidad máxima profetizada en lo amarillo, o sea anunciada, porque en el azul se une el presente y la conciencia, no solo el presente.

Lo amarillo ya pertenece a la maestría, o sea Dai Ko Myo. Por eso es el sol, es el guerrero, es la estrella, como programa es la semilla y como profecía es el humano. Y es el escalón anterior al castillo verde.

 

Sí, hay más signos, pero estos cuatro manifiestan fácilmente los colores hasta el cuatro. El quinto castillo es el otro Dai Ko Myo, o sea Dai Ko Myo del maestro iniciador.

Lo rojo, como el dragón, el inicio, la iniciación, transmutado en lo verde.

 

Gracias a todos los que buscan la verdad, gracias a todos los que buscan la comunicación, gracias a todos los que buscan la sinceridad, y sobre todo gracias a todos los que favorecen el escenario del amor, el escenario del In Lak’ech, incluso y sobre todo a los desconocidos, que desde la noche atraen el presente.

 

Cuándo empezó todo (26/7/2012)

 

Parece que estamos empeñados en saber cuándo empezó todo y que pueda parecer muy importante saber qué pasó, qué pasaba o qué estaría pasando cuando estaba sucediendo eso, en lugar de lo que está pasando en el ahora.

Quizá era en el 3114 antes de la era común, o quizá fuera en el 3113, o quizá fuera en otro momento.

Bueno, sí, es muy importante eso, sí; pero no se para qué. Sinceramente creo que es tal vez mucho más importante qué es lo que está pasando ahora, saber quién eres y qué haces aquí.

Hay personas que se interesan por tratar de determinar qué día era cuando comenzaba todo, y traducirlo del Calendario Maya al de la Era Común.

Bueno, sí, muy importante saber que estaban pasando esas cosas, y que era precisamente en ese momento. Es sin duda muy importante, sobretodo cuando estás en la peluquería esperando tu turno, o quizá sea en el dentista.  Sobre todo parece que el interés de saber esas cosas que dicen que alguien ha dicho, que decía alguien que habían pasado y que además estaba escrito en esos lenguajes y aquellos otros, es para saber si se va a acabar el mundo y qué día se va a acabar; parece que también es muy importante saber el día del cataclismo.

Personalmente creo que quizá sería más interesante saber si uno está vivo, o sea tener conciencia de la vida. Quizá lo más importante sea descubrir que estás vivo, pero quizá estás vivo como encogido y puedas hacer como un intento de expandirte un poco y ocupar la vida.

 

Cuándo empezó, ¿es interesante? , ¿o es más importante ocupar la vida? Descubrir y ocupar la vida. ¿Es importante saber cuándo se acaban las cosas? ¿o es importante llenar la vida?.

Hay un presente quizá para lo efímero, y hay un presente quizá para lo eterno. Y quizá una persona pueda elegir. Ser libre significa que puedes elegir.

En el Tzolkin se asocia al humano con la libertad. Puedes situarte en lo que sucede inexorablemente y ocupar un presente de lo inexorable, o sea de lo que no tiene libertad, y tal vez puedes mirar a tu lado y ver que hay un presente de lo humano esperándo que lo ocupes. Si tu llenas el presente de lo humano, si tu ocupas la vida, ¿sabes con quién la vas a ocupar? No sólo contigo, sino con todas las personas que quieres, con las que tienes vínculos afectivos y posiblemente incluso con todos los que conoces, motivo por el cual hay un accésit maravilloso que consiste  en sólo tener amigos, y si te enfadas con alguien, cuando entras en tu conciencia pedirle perdón, darle las gracias y restablecer unos lazos amorosos; reconocerle como tu espejo.

 

El color azul en los castillos representa el presente, pero ese presente nunca es el presente del no ser, sino el presente del ser, quizá del empezar a ser, pero siempre del ser.

Si hablamos del MONO, esa alegría no es la alegría del suicida, sino de la alegría del que ama, o sea estamos hablando del mono azul y su oculto el perro.

Si hablamos de la MANO, no es el momento de destruirse, de agredirse, sino de sanarse y canalizar. Quizá sanarse es empezar a gustar de lo atemporal. Estamos hablando de la mano y del mago.

La NOCHE no es el presente de soñar la destrucción y la maldición, sino la abundancia y la bendición. Es co-crear un presente de exuberancia. Estamos hablando de la noche y su oculto el espejo; descubrir la realidad Dios en cada persona.

El ÁGUILA no vuela como quien se ata una piedra al cuello a ver si se suicida. El águila es el presente de la luz, es una kundalini ascendente. Su oculto, el enlazador, muestra lo que hace el águila; el águila conecta con otras dimensiones de la vida.

Y la TORMENTA es el presente de resucitar, de la autogeneración, de la abundancia, porque el agua es siempre abundancia.

 

Lo importante es ver que el presente para vivir está asociado al espíritu, porque el espíritu es inmortal. El presente es azul y el espíritu es lo blanco. Lo importante en este momento no es saber qué cosa pueda pasar en alguna realidad, sino elegir la realidad donde quieres vivir. Y la realidad para vivir es una realidad donde está presente el espíritu, donde el espíritu está encarnado en ti. Encontrar tu ser espiritual, que quizá está exhausto, es empezar a vivir. Este es un año para vivir, para entrar en el presente.

 

El año es un periodo temporal (24/7/2012)

 

El año es un periodo temporal que, si viene definido por el giro de la tierra alrededor del sol, se muestra como un periodo temporal cósmico “no humano”.

La hora y sus minutitos y segunditos es algo que solo sucede en LA CREENCIA de la gente, pero el año no. El año sucede en la mecánica celeste real, por eso está tan mal medido según el intento de apropiación del año por el humano, de modo que necesita añadirle bisiestos para aproximarse a lo real.

El año es un periodo de tiempo real y todo lo real tiene un sentido. Lo real no realiza algo para nada, sino para algo. Lo real no está aburrido; si estuviera aburrido haría cualquier cosa para matar el tiempo, pero no, afortunadamente no está aburrido, sólo quizá está esperando pacientemente.

Lo sólido, o sea la realidad, es luz, vibración; luz cumpliendo una misión, o sea haciendo algo, esperando algo.

 

El Tzolkin inicia la cuenta del año el 26 de julio y “acaba” el 24 de julio, regalando un Día Fuera del Tiempo, el 25 de julio, también dedicado a Santiago en el año común.

Santiago viene así resaltado por el Tzolkin.

Y como Santiago viene resaltado por el Tzolkin, quizás convenga mirar qué cosa es Santiago.

Si “lo verde” es un salto más allá de la normalidad, Santiago es VERDE, porque desde la normalidad de un corrector de pruebas, Santiago es una errata, un error, o por lo menos una exageración si es intencionado, pero en ningún caso es “lo normal”.

Si tu ahora miras a tu alrededor y le preguntas el nombre a las ocho o diez personas más cercanas, o escribes el nombre de tus ocho o diez personas que más quieres, o por el sistema que prefieras escribes el nombre de ocho, diez o quince personas , el numero es indiferente, y resulta que escribes nombres reales que son sus nombres y pones por ejemplo Luis, Maria, Vicki, Leandro, Puri, y de repente sin saber por qué cada vez que llegas a un nombre, por ejemplo Paco, en lugar de escribir Paco, algo sucediera de modo que lo que apareciese escrito fuese “caminante del cielo Paco”.

Es decir, tu nombras a las personas y las nombras por su nombre, y cuando nombras a una persona, la máquina o el programa o lo que fuese, le inventa un nombre. En este caso hemos dicho “caminante del cielo Paco”. Todos son personas normales, menos uno, al cual además de su nombre normal que sería Paco, se le añade voluntaria o involuntariamente otro concepto, en este caso “caminante del cielo”, y con eso se hace un nuevo nombre.

Santiago no es un nombre. El nombre es IAGO, o sea Jacob. Santiago es como decir San Jacob.

Pero San Jacob no es como llamaban a ese pescador del lago Tiberiades, hermano de Juan; no creo que su hermano le llamase San Jacob, ni sus vecinos ni nadie, pero aparece como si su nombre fuera San Jacob, camuflado entre los demás nombres.

 

Para los buscadores de pistas, es una pista. Para los que miran, aquí hay algo.

El significado de “santo” o “san” para la iglesia católica es que esa persona está viva en el cielo.

A la persona que llaman santo, que siempre es una persona que ya ha transcendido, o sea en lenguaje normal que ya está muerto, que ya ha dejado esta vida, esta dimensión, al atribuirle la categoría de “san” o “santo” lo que dicen es que está vivo en el cielo, o sea en lo verde. Es decir, esta persona en estos momentos se está dando un paseíto por el cielo. El cielo es donde camina esta persona, o sea, “santo” es el que camina por el cielo.

Normalmente a la tierra como sello se le atribuye el valor de la sincronía. Nosotros abrimos una puerta semántica, donde lo que decimos es que cuando tu vives las sincronías, estás en lo que en el cuarto castillo se expresa como tierra.

Cuando tu realidad es una realidad de encuentro de sincronías, estás en lo sólido del cuarto castillo. Puedes quedarte ahí, porque ese escalón te lleva al castillo verde.

Muchas personas están en la tierra, pero están siendo devoradas por “cronos”. Cuando tu entras a vivir sin cronos, descubres las sincronías más allá del tiempo, es porque tu tierra, lo sólido en que te encuentras, que como sello es el 17, está dispuesto a transformarse en onda 17, la luna, inicio del castillo verde.

 

Cuando tu te adentras en un mundo de sincronías, estás maduro para vivir el amor incondicional. Encontrar como un presente el poder de la noche, de bendecir a todas las personas, de decir bien de todas las personas, de soñar la abundancia para todas las personas.

Si tu encuentras que ese es tu presente, estás preparado para que tu luz se expanda, y todos tus cuerpos luminosos, que son tu realidad, se llenen y se abra ante ti el castillo verde, porque la luz cuando se expande y ocupa todo lo real, habilita los cuatro conceptos del castillo verde en plenitud.

Porque la LUNA es luz, pero la luna no se considera la dueña de la luz, pero es luz como espejo, porque la naturaleza del espejo, que tampoco es el dueño de la luz, porque dueño quiere decir “mío, sí, pero tuyo no”, expresa la naturaleza de la divinidad, Quetzalcóatl y espejo-su humo.

La luz en plenitud también expresa al VIENTO, por su naturaleza espiritual y dialogante, porque la luz, como la persona generosa, siempre va a tu encuentro, a hacerte más fácil la realidad.

Y la luz, como el ÁGUILA, está siempre en vuelo, porque los fotones como partículas, no son partículas adherentes como lo sólido, y en este caso el águila también contiene una indicación acerca del comienzo como presente de una realidad nueva, y también como Quetzalcóatl contiene una expresión de la divinidad.

Y si el guerrero es esa luz expandida, de partículas no adherentes sino libres, la ESTRELLA es eso, luz, pero también significa una sociedad, el lugar de los guerreros.

El quinto estado de la materia es ese estado de la luz expandida que forma el sol y las estrellas, o sea la sociedad de las estrellas.

 

Santiago es por lo tanto un caminante del cielo. Está expresado fuera del poder de cronos, una sincronía; hace ya 2.000 años llamaban caminante del cielo a lo que en el Tzolkin pertenece a la familia del caminante del cielo.

Santiago, en su carta, que invitamos a leer, dice que en tus reuniones no te dejes engañar por las apariencias y trates mejor a los ricos y peor a los pobres, porque la luz no hace eso. Si vives así no estás en una sociedad de estrellas. Y también dice que vamos a ser evaluados por una ley de libertad, siendo la misericordia superior al juicio, porque en definitiva el amor no te juzga, porque no te condena. La luz nunca rechaza a la luz, aunque su intensidad sea menor. Y muchas otras cosas, valiosas para comprender qué puede ser el día sin tiempo.

 

El primer castillo y la familia del dragón (23/7/2012)

 

 

El primer castillo está hablando de la familia del dragón.

Podríamos decir de forma simplista que el dragón del castillo expresa el dragón; el mago, segunda onda, al enlazador, segundo sello de la familia; la mano, al mono; y el sol como onda expresaría al guerrero.

Pero no es válido en general, aunque puede serlo para una persona concreta, porque el Tzolkin tiene un lenguaje o una palabra, o sea hay una esencia espiritual que dialoga con cada persona y abre un camino de reconocimiento y de aceptación acerca de uno mismo y también abre un camino evolutivo para cada persona. Y si una persona, por haber nacido en un sello guerrero encuentra su resonancia con el sol, es maravilloso, porque la palabra, que es algo que corresponde al sello del viento como comunicación, está unida al sello del dragón como vehículo.

El viento, que es el espíritu, utiliza el dragón como un vehículo para hablar contigo, que quizá estabas triste, y no sabías que Dios estaba dentro de ti. Las palabras tienen una resonancia ordenante, que en ocasiones abre realidades nuevas; en ocasiones lo que hace es subir a la conciencia ese contenido, es decir a tu aquí o ahora, de modo que crea un presente que es como un despertar, porque de forma inmediata te das cuenta que aquello que estabas viendo ya no es plano sino está vivo, y tus percepciones, tus intuiciones se han expandido. Y te das cuenta de que no sólo es posible algo, sino que es evidente, incluso que te estaban esperando. Tu estabas dormido y todo el mundo te miraba. Quizás los percibías pero como en sueños.

De modo que el Tzolkin es una forma, pero es un espíritu, sólo que dialogante y paciente.

 

La experiencia subjetiva es una experiencia de luz, pero al mismo tiempo el Tzolkin es un libro que contiene expresiones que al ser leídas remueven todos los contenidos de los cromosomas y de los genes de todas las personas. Por ese motivo el Tzolkin necesita y quiere ser expresado con palabra para todos. Palabras cuya resonancia trabaja, unas veces en lo oculto y otras en la conciencia, porque a veces encuentras una resonancia que te abre la luz en algo que inicialmente habías rechazado.

 

Por ello el dragón (y todas las personas de la familia del dragón son dragón) es lo que viene expresado en el primer castillo. El dragón es energía femenina, madre que te va a parir, como habitante del cielo, o sea caminante del cielo, que es el final de su tarea, sello 13, y es energía de solidaridad. Está hablando de UN CAMPO, o sea una realidad, un mundo, una dimensión donde, igual que en esta dimensión todos los seres humanos tienen un componente de hierro en la sangre, todas las personas son fundamentalmente SOLIDARIAS. Si no eres solidario, no puedes vivir allí; es como no tener pulmones para respirar el aire, sino branquias. Tu sitio es otro.

 

Por eso todas las personas de esta familia, da igual que sean monos, guerreros, enlazadores, están colaborando con las demás personas para que suceda este nacimiento transcendente.

El dragón, o sea la luz, cumpliendo una misión, tomando una forma, también viene a enseñar algo, de la misma forma que tu madre te enseña a hablar, a comer y a comportarte.

Y eso viene expresado por el MAGO. Y la madre también te enseña a rezar, o sea la madre también te introduce en lo atemporal.

El dragón y toda su familia, también son MANO, como tu madre: te cuida, te nutre, te asea, te realiza, te educa. Y también, el dragón y toda su familia son sol, porque el dragón es en realidad el SOL.

 

Pero, al mismo tiempo, la expresión compleja nos presenta los sellos, y en los sellos es importante el valor asociado, que primero es la solidaridad – el DRAGÓN tiene que ver con la solidaridad y la energía femenina -, y para refinar, para realizar esta solidaridad es imprescindible trabajar desde el desapego, por eso el ENLAZADOR se relaciona con el desapego, como sello.

Esta familia, que tiene estas tareas, es en realidad siempre enlazadora de dimensiones superiores, pero también es enlazadora entre los seres humanos, porque la solidaridad es un esfuerzo para unir a todos los seres humanos y no dejar a ninguno excluido.

Y en el desapego están los valores mentales, raciales, adicciones, y un montón de trabas que pone el ego, y que crean diferencias entre las personas en lugar de unir. Entonces, a  estas personas les interesa trabajar esta parte.

El MONO, como color azul, es un indicativo del presente y, como todos los sellos azules, habla del presente, lo cual significa que el sello azul de tu familia te mide en relación a tu entrada en un tiempo real. Si tu eres dragón y no has encontrado en el Tzolkin un extra de alegría, tal vez no estás manifestado presente sino que sigues anclado en tus historias antiguas, o tal vez lo que has desarrollado es un osar, es decir que te atreves a más cosas, a comprobar más cosas, o de repente has descubierto que la vida es juego, porque dentro de ti hay una vida que juega, no que quiere parecer grave y adusta. Cada persona tiene que expresar algo de lo que en su familia está representado por azul, para decirle cuál es su relación con el tiempo real.

 

Uno de los valores más importantes de todos los sellos azules es que representan el presente, de modo que hasta que tu no estás viviendo lo representado por estos sellos azules, sea cual sea su contenido, no estás en el presente. Es decir, sólo estás en una realidad mental. Por eso el presente es un nuevo nacimiento, según el mono, y también es una canalización, según la mano, porque ha aparecido una persona nueva. Tu eres una persona nueva cuando resuelves lo que te paraliza o lo que te hace anticipar, es decir lo que te preocupa, o cuando resuelves lo que te deprime fácilmente.

El máximo valor del azul es hablar del presente realizándose en ti. Y el máximo valor del amarillo es presentarte donde te puede llevar ese presente.

Con el azul comienza una nueva realidad, y la visión de esa realidad nueva se expresa con el amarillo.

También es importante considerar que la presentación de los colores es una rueda, y que el tuyo, en el que naces, es el primero, de modo que como siempre en el Tzolkin hay una realidad dual, y hay luz que es aportada por la comparación de esas dos realidades.

Si tu color de nacimiento es el amarillo, y este se convierte a nivel personal en el uno, o sea lo equivalente al rojo, para ti desde el amarillo, el presente vendría expresado por lo blanco. De modo que hasta que no vivas tus emociones y no contactes con tu parte espiritual, no estás en el presente personal. Y tu expansión, lo que sería en la tabla de colores tipo el amarillo, vendría expresado por el azul, y te daría cada vez más alegría y un profundo rejuvenecimiento. Incluso tu cuerpo se haría más ligero, más elástico, más bello.

Pero si tu hubieras nacido en un color azul, tu expansión, o sea lo que sería similar al amarillo, sería lo blanco, y tendría relación con la temporalidad, el amor incondicional, una extraordinaria sabiduría y empatía, el espejo, el mago. Y el presente lo ocuparía una extraordinaria fuerza, vitalidad y conexión con la naturaleza.

Gracias

 

La familia y los colores (22/7/2012)

 

LA FAMILIA MAYA:

 

El kin natal de cada persona contiene un sello y un tono, pero al año siguiente su cumpleaños está ocupado por un sello diferente  y por un tono diferente. Y al año siguiente vuelve a pasar lo mismo: hay un sello y un tono distinto.

 

El TONO es fácil ver que siempre es un tono más. Si naces con el tono 1, al año siguiente es tono 2 y al siguiente tono 3, y a los 14 años vuelves a ser tono 1, o sea el mismo con el que naciste.  Es decir que con los tonos es como si estuviesen simplemente contando (1, 2, 3…); van de uno en uno y pasan por todos los números posibles, que son 13. Pasas por todos los tonos muchas veces. Eres todos los tonos; experimentas todos los tonos.

 

Pero con los SELLOS no sucede lo mismo. El sello con el que naces, vamos a poner el 11, el mono, se convierte al año siguiente en guerrero (11+5=16) y  al año siguiente en dragón (16+5=21, o sea  1). Si hubiese sido el 7, la mano, sería al año siguiente el humano (7+5= 12), el siguiente tierra (12+5=17) y el siguiente viento (17+5= 22, es decir el 2).

De modo que es imposible, si vas de 5 en 5, que pases por todos los sellos. Solamente pasas en toda tu vida, aunque vivas 1.000 años, por 4 sellos. Y esos 4 sellos te definen, no sólo el sello con el que naces.  Eso es lo que se llama FAMILIA.

El sello con el que naces es el más determinante para reconocerte, para saber quién eres, lo que haces, lo que tienes que hacer, pero como siempre va unido a los otros 3 de la familia, que son las otras 3 experiencias que tu vives, en un segundo momento necesitas reconocer todos esos sellos.

 

LOS COLORES:

 

Entre otras cosas, el sello con el que naces es el más determinante porque va a representar un orden en los COLORES. Igual que vives todos los tonos también vives todos los colores, lo que se ha denominado como iniciar, refinar, transformar y madurar. También tienes que experimentarlo.

El sello en que naces también va a situar los colores en esa secuencia de 4, pero partiendo del color de tu sello inicial.

El orden tipo de los colores, que es rojo, blanco, azul y amarillo, es la referencia explicativa, pero luego está el orden determinado por tu nacimiento, porque en los colores hay también un significado, y además transcendente. Si naces con el sello 12, que es el humano amarillo, tu secuencia real es amarillo, rojo, blanco y azul.

 

Una de las características de los sabios maya es que no son charlatanes, sino escuetos y todo lo que dicen y la presentación de todos los símbolos, está cargada de sentido condensado. Es importe que observes tu sello natal para extraer la máxima información.

Te conviene también encontrar por qué has nacido con un color determinado, y por qué otro color es el cuarto en tu secuencia, sabiendo que en el cuarto se encuentra la máxima expansión, o sea madurez de tu realidad y la puerta de acceso a una dimensión superior.

De modo que tu primer sello es fundamental para reconocer cómo te presentas y cuál es tu misión en un cierto nivel, pero el cuarto sello, aun no siendo amarillo, va a hablar de madurez y de acceso a una dimensión superior.

 

No vives todos los sellos, lo cual condensa extraordinariamente algo sobre lo que tienes que concentrar tu atención acerca de ti, pero sí vives todas las ondas; vives todos los sellos en las ondas, pero no asociados a tu nacimiento. Todas las personas viven todos los sellos como propósito de todas las ondas, da igual que día nacen, porque necesitan encarnar todos los propósitos, pero necesitan resolver lo que propone su sello natal y la familia de su sello natal.

Luego está el oculto, las ondas asociadas, los guías, las ondas de los guías, el psicrono, los castillos.

 

El día verde (20/7/2012)

 

Es el momento del vuelo.

El presente. Lo que gustamos definir como aquí y ahora

El día sin tiempo es el día VERDE.

El día verde es el día sin Cronos, o sea el día sin tiempo.

Lo verde como tiempo sin tiempo, es decir lo verde como momento y lugar donde Cronos no te devora, o sea donde “la vida” no te mata; donde vivir no es estar muriéndote, sino donde vivir es siempre vivir. O sea momento y lugar del SER SIENDO. Donde el salto es salir del ser no siendo y pasar al ser siendo.

 

Tzolkin también es un comunicado verde, o sea fuera del poder destructor de Cronos, pero también verde porque verdea, recibe cada vez más luz proviniendo de las personas que lo ensueñan, o sea que lo contemplan desde la noche porque la noche es verde, gracias noche.

Tal vez muchas personas son verdes y no necesitan hacer nada para serlo, pero otras personas necesitamos expandir la conciencia cada día para aproximarnos y deseablemente entrar en lo verde en cada momento, o sea en la vida sin Cronos devorador – tal vez sincronía quiera decir sin Cronos devorador-,  y por ello ahora en el cambio de año, en la cercanía del día verde mirar el Tzolkin y preguntar ¿qué cosa es verde?

Tzolkin presenta el día verde en el transcurso de los días, o sea en el transcurso del año. Pero también presenta qué cosa es lo verde a través del plano de cómo llegar allí, que se presenta en el Tzolkin a través de los castillos.

Hay un verde asociado al año civil puramente laboral y un verde asociado al Tzolkin como tiempo sagrado, tiempo de vivir, tiempo del ser.

 

La secuencia de los colores tiene en sí un significado propio de no verde. Luego existe verde y no verde. Conciencia y no conciencia.

De hecho lo verde surge después de la secuencia no verde. Lo verde no surge en cualquier momento sino en el adecuado después de “pasos previos”, no en cualquier momento. Hay una secuencia reconocible.

No verde es un campo, o sea una dimensión, y verde es otra y hay un paso de acceso. La vida por inercia sin conciencia y la aparición de la conciencia dialogante.

 

Lo verde en el Tzolkin es presentado “en el tiempo”, es decir en el año, pero también es presentado “en el intento” para las personas interesadas.

En el tiempo, es como decir que es la forma en que es posible reconocerlo, la forma en que puedes plantearte si te interesa y decidir.

En el intento, que es como es presentado a través de las ondas y los castillos, expresa cómo moverte, es decir qué tienes que hacer si quieres.

La forma en que se presenta en el tiempo para ser reconocido es como DÍA VERDE.

La forma en que es presentado como desarrollo evolutivo es como castillo VERDE.

 

 

El día verde es expresado por la familia señal: noche azul tribu 3, estrella amarilla tribu 8, caminante del cielo rojo tribu 13 y espejo blanco tribu 18.

Como castillo verde está expresado con los sellos luna, viento, águila y estrella.

La estrella aparece en los dos como día verde y castillo verde.

 

EL DÍA VERDE: la familia del día sin tiempo

Si a lo primero que aparece lo llamamos cuerpo o forma o qué, tenemos que el cuerpo, lo sólido, la forma, el qué, qué cosa, en que aparece lo verde como día verde, es como ensueño, o sea cómo soñar la abundancia para todos.

Pero son cuatro símbolos enlazados. El significado se consigue con los cuatro.

Tenemos el primero, soñar la abundancia y además como servicio, es decir la actitud no es la de “sírveme esclavo” o “sírveme, que para eso te pago” o “sírveme, porque soy más que tu“ o “me lo debes“ o …, sino que la actitud es la de servicio, algo así como “al máximo, libremente” con total entrega.

 

La forma de lo verde es ensueño y servicio (NOCHE), eso es el qué.

 

El para qué, o sea lo que aparece en segundo lugar, el tripulante del vehículo, es muy claro, la ESTRELLA, o sea para que aparezca la sociedad celeste y desde la integridad. Para que encuentres a tus pares, pero es necesaria la integridad, porque tus pares son íntegros. La integridad es constitutiva de lo verde.

Soñar la abundancia para todos desde la entrega para crear la sociedad celeste.

 

También hay otros significados asociados que conviene reconocer y expresar, como es que la noche es azul y azul significa presente, porque azul es el fuego y el fuego es algo que “está sucediendo”; para que haya fuego, algo se esta quemando, siempre es presente total.

El primer sello azul en el Tzolkin es la noche azul. Salir del sueño no consciente al territorio de la conciencia es descubrir el ensueño. El día verde es la aparición de la sociedad celeste, la estrella, en plenitud, como maduración de ese momento inicial que es “este presente”, que aparece con el desciframiento del Tzolkin.

A su vez, la estrella, o sea el encuentro de esa sociedad celeste que es real incluso sin ser plenamente visible aun en ese presente, que es todavía intento a través del  servicio, es presentada en segundo lugar de la aparición de los sellos de esta familia, siendo el segundo lugar el que corresponde a lo blanco, es decir al agua, que significa que es una sociedad que surge desde el espíritu y la emoción.

La sociedad celeste es emoción, por eso hay un trabajo previo de limpiar  las emociones destructivas fruto del miedo, la carencia, etc., y también es espíritu.

 

Lo que aparece en tercer lugar es el CAMINANTE DEL CIELO rojo, y lo rojo significa inicio, comienzo, y lo que aparece en tercer lugar, que es el lugar del fuego y lo azul, aunque aquí se muestre significativamente como rojo, es el presente.

Es muy sugestivo hablar del cielo y hablar de caminar en el cielo y puede hacernos soñar, que es siempre bueno. Pero caminante del cielo es el final de la onda del dragón.

Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad que significa el dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia. Lo que te convierte en un caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.

 

El cuarto momento, que es la expansión de ese presente, y que lleva sus pasos contados porque previamente tienes que llenar de contenido desde tu presenta al caminante del cielo, es el ESPEJO, porque el espejo es la energía divina. Espejo-su-humo expresa, como siempre en energía dual, la energía divina, la energía Dios en ti. Y esto es “ser el que es siendo”.

 

EL CASTILLO VERDE:

Hay un camino que se abre a tu intento para llegar a este campo del ser siendo. Empieza con la LUNA, es decir con el agua como forma, como cuerpo. La luna es un espejo; es espejo de la luz del sol. Y la emoción te construye desde los ojos de Dios, que son las neuronas espejo, como ser humano.

En segundo lugar está el VIENTO, la comunicación desde las neuronas espejos, desde la empatía. El viento, el viajero del vehículo dragón, el espíritu.

En tercer lugar está el ÁGUILA, que es la otra formulación de la energía divina, porque el águila es la serpiente emplumada, es Quetzalcóatl, y como azul está hablando de un presente. Es activar, vivir esa energía, ese presente del vuelo, que precisa del desapego. Precisa soltar lo que te pega a la materia y reconocer en la materia la luz realizando un servicio. La expansión de Quetzalcóatl crea la sociedad celeste, porque la estrella es una sociedad de Quetzalcóatl, porque también una característica imprescindible de Quetzalcóatl es la integridad.

Y así encontramos que la ESTRELLA es el objetivo.

 

Y cuando fusionamos los dos conceptos, el del día verde y el castillo verde, encontramos que la estrella primero ocupaba el segundo lugar, o sea el primer HE del Tetragrámaton y en el castillo verde ocupa el cuarto lugar, o sea el segundo HE del Tetragrámaton.

Vemos que en la fusión ciertamente hay algo que se repite, como en Tetragrámaton, y es la estrella. Este hecho sincrónico lo demuestra como verde, sin Cronos; lo demuestra como expansión hacia la vida plena. También está incluido y se fusiona, la dualidad representada por Quetzalcóatl y espejo-su-humo.

Solamente que en el día sin tiempo, el presente es el que te lleva como expansión al espejo. Entrar en el día sin tiempo te lleva a expandirte en la energía Dios del espejo, mientras que la continuación está expresada en el castillo verde, donde el presente de Quetzalcóatl, que es también espejo-su-humo, es el que te introduce en la sociedad de tus pares.

 

Onda del Caminante: del 20 al 1 de agosto


La energía del caminante del cielo, que no tiene límites ni restricciones mentales, va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta), a la energía del guerrero, que repre
senta la expansión de la conciencia:
Según vamos trabajando en la eliminación de las restricciones y patrones limitantes de comportamiento, estamos expandiendo la conciencia, y de esta forma conseguimos aumentar la energía (serpiente, tono 13 en la onda del caminante del cielo) y alcanzamos la prosperidad (estrella, tono 13 en la onda del guerrero).

La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13). Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.
En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.
La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)
El sello que da fuerza al caminante del cielo, es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales