Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

Libro Tzolkin 2012

LEE EL PRIMER CAPÍTULO

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

Síguenos en

 

MEDITACIONES ONDA DEL VIENTO (20 DE ABRIL AL 2 DE MAYO)

- Vivir, de eso se trata

- Vivir es contemplar cómo se realizan los sueños

- La mujer como dueña del agua

- Algo sobre la onda encantada o quizás sobre el año

- En la estrella es fundamental el Ver

- La información de los castillos

- Las palabras son ondas portadoras de luz

- Onda del Viento

VIVIR, DE ESO SE TRATA (28/4/2012)

 

Con lo fácil que es enfermarse, o sea lesionar la vida, deprimirse, o sea perder la motivación para vivir, matar o sea despreciar la vida, y cosas así, podría pensarse que se trata de todo lo contrario. Pero no, no se trata de lesionar, perder la motivación o despreciar la vida, sino de vivir, de respetar la vida.

Claro que para respetar la vida es imprescindible respetar a la mujer, o sea ESCUCHARLA.

La mujer no necesita ser el sacerdote de ninguna religión, y este no debería ser su objetivo en ningún caso, sino encontrar lo sagrado dentro de ellas como algo permanente e intrínseco de la feminidad, y no traicionarlo. Para ello necesita reconocer qué es lo que la produce miedo.

Necesita encontrar el miedo intenso, el terror, el pánico escondidos en su subconsciente, en su información genética, para desactivarlos. La intensidad asociada al miedo o sea el terror es lo que la lleva a querer camuflarse como hombre, o sea a mimetizarse con el hombre, a querer los valores y los objetivos del hombre, o sea a ser otro en lugar de ella misma.

Es el SINDROME DE ESTOCOLMO.

 

Y el síndrome de Estocolmo es una estrategia de supervivencia. Como el camaleón parecer cualquier cosa menos tu.

Para respetar la vida es imprescindible respetar a la mujer o sea escucharla.

La mujer no necesita ser el sacerdote de ninguna religión porque lo sagrado está dentro de ella. Lo que sí necesita la mujer, o sea la humanidad, es ser escuchada como MAESTRA.

Sí, como maestra de dar la vida, y como maestra de disfrutar de la vida.

La mujer necesita ser escuchada, pero la humanidad, o sea el conjunto de hombres y mujeres, necesitamos que la mujer sea escuchada y no que sea tratada como una propiedad.

Lo sagrado no tiene dueño. ES. Se trata de ser, o sea de vivir.

Hay personas que poseen muchas casas, cuantas más creen que es mejor. Y si no pagas, a la calle. Pero Tzolkin habla de DRAGÓN, o sea la solidaridad, iniciar, nutrir.

Sí, hay personas que poseen muchas casas, muchas cosas, muchas monedas, muchas acciones, muchas mujeres, ¡qué vergüenza¡

La mujer no necesita un día internacional como todas la s cosas raras, porque todas las cosas raras tienen un día internacional de… , sino que la mujer necesita hoy todos los días  de respeto y todos los días de ser escuchada, y protección contra el terror.

 

Para el Tzolkin esto es algo fundamental porque el DRAGÓN es la energía femenina, o sea que a la pregunta de que es antes la gallina o el huevo, la respuesta dejada por los sabios del Tzolkin para los hombres de hoy es la gallina. La gallina es antes que el huevo.

Pero esa misma respuesta esta en los cuentos: si matas la gallina, te quedas sin huevos, o sea y esto es muy importante que alguien lo diga, la MUJER contiene lo sagrado.

En el cuento de la gallina de los huevos de oro, y los cuentos son resonancias arquetípicas ordenantes, o sea que amplían la conciencia y dotan al humano de valores, resulta que vemos cómo es la gallina la que crea el oro. El oro no es algo que esté dentro, sino que ELLA ES EL ORO, la mujer.

La mujer es maestra en el paso de una dimensión a otra. Es preciso escucharla, o sea devolverle la libertad. Y RECITAR EL MANTRA REAL PERDÓN.

Perdón, no volverá a ocurrir. Por lo menos no con mi dinero ni con mi silencio.

 

SEGUNDA PARTE

 

El Tzolkin y el mensaje dejado en él por los sabios mayas, ha sido abierto para la humanidad a finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI. Y el propósito contenido en este mensaje, siendo el propósito precisamente algo sinónimo a intención, INTENTO, es precisamente la energía femenina, el dragón, o sea reconocer en la energía femenina, la energía de la luz, la energía de dimensiones más allá de la nuestra cotidiana, de peleas, conflictos, miedos, y reconocerla como una energía de solidaridad. La energía femenina es una energía que enlaza y nutre, admite a todo lo existente. O podríamos decir que eso es la energía de la luz, algo que enlaza, nutre, se preocupa por todo lo que  existe. Y reconocerlo hoy es fundamental, y vivir tiene que ver con eso.

 

Pero el conocimiento del “INTENTO” también se abre a finales del siglo XX, asociado a las enseñanzas de DON JUAN, la doble realidad y el ver.

Don Juan es el nombre de una persona, pero las personas que hayan seguido nuestro desarrollo, encontrarán que contiene también algo de palabra de poder en sí mismo, es decir, es un sonido ordenante de realidades ocultas, las cuales hace aparecer ante nuestros ojos.

Don Juan y el intento son algo fundamental para el hombre del siglo XXI, en el borde, en el límite, en la frontera de las dimensiones. El intento es fundamental, porque habla de “tu poder”.

Tu creas la realidad con lo que crees. Cocreas la realidad con tu intento. El intento y la conciencia muestran la realidad al ser humano ciego. Por eso son tan importante los trabajos con la noche, o sea con el espejo, o sea buscar la sociedad de las estrellas, o sea caminar por el cielo.

Caminar por el cielo es vivir, y ¡herman@s¡, caminar por el cielo necesita reconocer lo sagrado en la mujer, reconocer la energía femenina como inicio del ascenso, porque es la energía de otras dimensiones que acude a ti, a tu conciencia, la energía de la luz.

Hay dos cosas asociadas a la mujer que son fundamentales en el dragón: dar a luz, porque el dragón es el oculto del sol, pero también te lleva en un viaje del 1 al 20 hasta el sol; y romper aguas, o sea nacer.

En la primera columna, que trata todo del dragón y del propósito y muestra todos los sellos, está la onda del dragón, pero también está la onda del mago. El mago pertenece al agua, porque es de la familia de la luna.

La energía femenina contiene energía de la luz y del agua.

 

La humanidad es hombre y mujer, y el agravio a la mujer es un agravio a la humanidad enfermante, deprimente, productora de toda clase de daños, físicos, emocionales y mentales, que necesita reconocerse en el espejo.

 

La energía femenina también está presente bajo otra resonancia de Juan, como es Juan Ciudad, o sea Juan de Dios, nacido el 8 de marzo y muerto un 8 de marzo. El único interés de dedicar un día, el 8 de marzo, a la mujer, que es la dueña de todos los días, es reconocer qué cosa sea la energía del dragón, la energía de la solidaridad, la energía de enseñar, iniciar a los que no saben, alimentar y compartir con los que no tienen, incluso como una locura.

Si a un hombre preocupado por ganar dinero, prosperar en su profesión y ser reconocido, o sea un hombre normal de hoy, que defiende sus derechos, que enseguida quiere hacer huelga o matar alguien, eso sí en guerras justas y legales, le dices que va a tener en su casa a una persona que no va a trabajar, a quien va a tener que alimentar, que va a tomar más protagonismo que él mismo, y que si es preciso va a mendigar o a sufrir cualquier desgaste, esfuerzo, menosprecio por él, te dirá que “de eso nada, monada”.

Ciertamente, para ser mujer hay que estar loco, pero loco de amor y de entrega por la vida.

 

Y también está la resonancia en San Juan, el evangelio de San Juan, que es el águila, el cual contiene las misteriosas palabras de Jesucristo en la cruz, es decir, en el límite de las realidades pero ya elevado, palabras que le dice a su madre “mujer, he ahí a tu hijo”, señalando a Juan.

En este momento en que se abren las puertas de las dimensiones, y el paso a una dimensión superior, hay tres personajes: dos son hijos y uno es mujer.

Pero la calidad de hijo que aporta la resonancia de esa mujer, es la de hijo de Dios, porque Jesucristo es Dios, hijo de Dios, cualquiera que sea el misterio que supone esto, y está mostrando cómo el camino para que aparezca esa resonancia de Dios-hijo de Dios, es o está  con la presencia de la mujer.

 

Se pone como origen temporal, es decir, lo que es anterior, o sea lo primero, a la mujer. Ese es el lugar del dragón. El Tzolkin tiene en su mitad, en el centro, el momento del nuevo nacimiento, pero ya la primera columna contiene como dos al mago; la segunda onda comienza también en la primera columna.

Lo primero es el dragón, o la madre, la cual no es llamada madre sino mujer, y podríamos preguntarnos por qué, pero luego hay dos figuras “hijo”. De alguna manera es como si Jesús le dice a Juan “tu eres otro yo”, o como si el camino que se describe bajo el nombre de Juan, llega hasta el lugar donde puede encontrar que él es hijo, sea lo que sea “hijo”.

 

Es necesario reconocer qué cosa sea esta energía femenina, cuya resonancia es imprescindible tanto para hombres como para mujeres, a nivel particular, y como la humanidad, a nivel general.

La energía del dragón da sentido a todo el Tzolkin.

El dragón es un personaje de los cuentos. Hay que considerar qué es un personaje de los cuentos, para abrirse a esa información que habla a lo más inocente y más vivo dentro de ti.

 

La onda del dragón es la onda tipo, y te lleva como trascendencia a caminar por el cielo.

 

TERCERA PARTE:

 

La onda del dragón es la onda tipo y te lleva como trascendencia a caminar por el cielo.

El dragón, como tono dos, se presenta bajo el signo del viento, es decir, que la luz, que está en el dragón entrando en la materia, quiere que la reconozcas en la comunicación y en el otro, y en todas las realidades espirituales. Eso puede ser como un desafío, porque puede ser molesto cambiar los patrones mentales y empezar a mirar al otro como alguien donde está la luz y el espíritu, pero finalmente es un regalo. También es un desafío, o sea algo que puede ser incómodo el presentar las palabras como algo sagrado. Pero también finalmente es un regalo poder vivirlo. O sea que el dragón te regala o te desafía desde el espíritu, desde el otro, como el viento.

Te presenta como servicio, tono 3, ver con los ojos internos la realidad de abundancia para todos, que es la noche. El cómo, tono 4, es siendo como eres, o sea muy fácil en cuanto pierdes el miedo, y la energía, o sea el tono 5, es la luz de la kundalini, que ha llegado a lo más bajo, y ya está dispuesta para ascender, que es la serpiente.

La puerta es enlazar, tender la mano a otras realidades, otras dimensiones, otras personas. La energía del dragón te entrega, como algo que desciende desde la dimensión de la luz, la sanación, la vitalidad para realizar, imparable, como lo muestra Juan Ciudad, o cualquier madre, o cualquier hija, o cualquier amigo.

La integridad, tono 8, es también una puerta a tus pares celestes, al encuentro de una sociedad celeste. Y en el tono 9, se presenta el agua, o sea la luna, como una fuerza que te impulsa a realizar ese viaje dimensional, siendo la mujer la dueña del agua como dimensión, porque la mujer es emotiva, rompe aguas al dar a luz y también en el climax. La mujer es la dueña del agua. Pero el tono 9, representado por la luna, da fuerza al dragón.

Según el dragón, la perfección está en el amor incondicional, que es otra forma de la alegría, de la inocencia, representado por el mono, tono 11. Y también el dragón es el humano, que colabora con todo lo que existe, sin miedo, sin enemigos, sin hacer huelga.

 

Pero la columna del dragón, es decir la primera columna, contiene también la onda del mago, porque el dragón también es el mago. O también eres el dragón cuando inicias la onda del mago queriendo ser iniciado en algo, queriendo ser enseñado, como una forma de colaborar con todo lo que existe.  Porque el mago pertenece a la familia del agua, de la luna, y su familia oculta es la familia del humano. Desde el mago se construye al humano, y el valor que aporta viene de la empatía, de la emoción, del agua.

Entonces, el espíritu, el tono 2, se transforma en águila, capacidad de ver.

En el caso del evangelio de San Juan, el único testigo que cita estas palabras “mujer, ahí tienes a tu hijo” es San Juan. Todos los evangelistas son testigos, pero están a distancia. El único que está en el sitio de ver es Juan. Por eso hay una resonancia en Juan, que es también energía femenina, y que está presente en el águila. Además representa la energía de Escorpio, o sea la necesidad de volver a nacer. El águila forma parte de la constelación de Escorpio. Corresponde, en la representación en una figura humana de las constelaciones, a la zona genital, y habla por lo tanto de la necesidad o posibilidad de volver a nacer pero a través del amor.

Tiene que ver con el ave fénix, que es resurgir de las cenizas, o sea algo parecido a la tormenta, que es también uno de su familia. La tormenta es de la familia del mago, y está hablando de esa alquimia. Esa alquimia es la unión de la luz y del agua. Renacer, o sea reconocer en ti la luz y el agua, porque el agua viene a nuestra dimensión desde más allá del sol. Por eso necesitamos, a través del mago, reconocernos, pero dentro del dragón.

 

El dragón también es el guerrero, la tierra, el espejo, la tormenta y el sol, como canalización. El sol se presenta como el final del viaje, pero cuando el sol es canalización también, o sea han desaparecido los obstáculos.

De alguna manera el trabajo con el Tzolkin es hacer desaparecer los obstáculos a la luz y vivir en el amor, que es el agua.

 

Vivir es contemplar cómo se realizan los sueños (27/4/2012)

 

Por eso la mejor actitud ante la vida es la del AGRADECIMIENTO.

Claro que también puedes desear tonterías y entonces no estar agradecid@, sino quizás enfurecid@ o asustad o deprimid@, o cosas así.

Cuando lo que deseas no tiene nada que ver contigo sino que son lugares comunes, o sea lo correcto según otro, o lo bueno según otro, o lo deseable según otro, no estarás agradecid@ cuando lo consigas sino decepcionad@.

 

La onda del HUMANO según el Tzolkin es un desarrollo, una acumulación de experiencias que te llevan a encontrar que “todo está bien” como final de trayecto.

La onda del humano termina en la SEMILLA, y la semilla es florecer, y qué cosa puede querer decirse con florecer sino que “todo está bien”.

Es como encontrar que hay una fuerza en ti que te lleva al éxito, o sea a la abundancia.

Florecer manifiesta  BELLEZA, pero también PROSPERIDAD y además es una expresión de SOCIEDAD.

Abundancia, armonía, compañía de tus iguales, FLORECER,  es como encontrar que todos tus sueños se cumplen, y tus deseos se satisfacen.

 

La semilla como cuatro también significa autoexistencia

Quizás la madurez es encontrar la autoexistencia.

Encontrar que dentro de ti hay una fuerza que te impulsa a vivir, pero también encontrar que desde tu interior se modifica lo exterior.

Encontrar cómo el dialogo interior de tus pensamientos, deseos, temores, intentos, es escuchado desde el interior de tal vez “lo exterior”, o tal vez lo mas interior de “lo interior”, o lo que sea, pero que tiene un resultado cocreador de vida.

De tal modo que también como cuatro estamos hablando de “cómo realizar” el propósito, o sea que en la semilla como cuatro también está lo más practico, cuando te entregas a lo existente, o sea a la vida, o sea a ser tu mismo.

Siendo todo esto como el final del trayecto de HUMANO.

La onda del humano es contemplar cómo se realizan tus sueños.

Claro que el tono siete, el momento tal vez en que aparece el VOLUMEN, es el espejo.

ESPEJO-SU HUMO, tal vez.

La resonancia de humano como tono es el 12, o sea “cómo puedo colaborar con todo lo que existe”, y como sello la libertad. De modo que el ser humano es intrínsecamente libre y necesita ser libre para ser feliz, pero también es intrínsecamente colaborador, o sea amoroso, generoso, compartidor para ser feliz. Y si desea otra cosa solo encontrará frustración, enfado, depresión, miedo, cuando se cumplan sus sueños.  

 

Al mismo tiempo que trascurre la onda del HUMANO trascurre la onda de la TIERRA.

La onda de la tierra termina como trascendencia en la luna.

La luna puede ser, como agua, expresión de la emoción, pero la luna también es la puerta de una dimensión superior de la vida.

Podría ser como una evaluación.

Claro que el tono siete de la onda de la tierra es la noche.

La noche da volumen; es el momento y lugar de pasar de una dimensión plana a una dimensión en volumen.

Solo que nosotros NO SOMOS DIBUJOS. Nuestra dimensión no es plana, y encontrar la noche es encontrar la puerta de ti mismo, la puerta del cumplimiento de tus sueños; pero la puerta de tu entrega, de tu colaboración con todo lo que existe, o sea con la vida, o sea con la realidad, o sea con el espejo.

Noche 7 solo es posible con espejo 7, o sea es encontrar lo sagrado REAL.   

VIVIR ES FLORECER.

 

La mujer como dueña del agua (26/4/2012)

 

La mujer como dueña del agua, siendo el agua representación y presencia del núcleo interno, amoroso, vital y gratificante, de dimensiones superiores de la vida más allá de la luz, es puro misterio. Porque la vida es puro misterio, que sólo aparece como lógica ante los seres humanos en dimensiones de supervivencia y cumplimiento, pero que en dimensiones trascendentes de la vida ya no necesita aparecer como lógica sino como gozosa.

Porque la vida es gozosa, por lo menos en su realidad REAL, quizás esperando que la encuentres, y la mujer igual.

La mujer es la puerta y el cómo, tanto para humanos masculinos como para humanos femeninos.

Y la mujer es gozo y paz, por eso la mujer es SABIA, si la dejan y si ella misma se autoriza a ser ella.

La mujer no busca la confrontación sino que su VIBRACION INTERNA es de acogimiento y colaboración con lo existente; colaboración desinteresada sin protagonismo. Por eso puede gestar, porque cede su espacio y aporta su vida. Por eso puede acompañar a los “nuevos”, o sea a los recién llegados, de forma inolvidable, pero también a los “viejos” en sus últimos momentos, dándoles lo que tiene siempre, paz y amor; y puede acompañar a los que están, a los que ya llevan algo de tiempo pero no es el último tiempo, sino que están en pleno entrenamiento, y los puede acompañar animándoles, porque sin ego los éxitos de ellos son también suyos.

 

En el Tzolkin, “cómo lograr el propósito” está indicado por el CUATRO.

Pero el primer cuatro que aparece, antes de aparecer incluso los tonos, es LA SEMILLA, y la semilla está regada por el agua, forma tándem con el agua. Hablar de la semilla es hablar del agua que la hace crecer; hablar de la emoción, y también, tal vez, hablar de la mujer.

Luego lograr el propósito es fácil, solo tienes que permitirlo, dejar que suceda, dejar que la vida, el programa, se expanda, se realice.

La humanidad como ser DUAL, hombre-mujer, precisa reconocer esa realidad dual y modificar comportamientos y valores, tal vez útiles en la supervivencia, pero actualmente totalmente invalidantes.

El camino de la paz y el camino de la sabiduría parecen ser el mismo, exactamente el camino del gozo, o sea encontrar ese allí, ese lugar, enfoque, realidad, quizá podríamos decir “esa dimensión”,  donde “yo soy tu y tu eres yo”.

Sabiendo que la mujer SIENTE más que el hombre, sabiendo que la mujer siente más que él, su acción sabia, o sea del mago, es colaborar a que ella sienta más y más y más. Colaborar a que ella sienta, y para eso necesita entrenarse y quererlo. El mago es de alguna forma el conocimiento del espejo. El conocimiento del espejo es simplemente fundamental. El conocimiento del espejo rompe el ego, porque la bruja nunca será la más guapa en el espejo. La más guapa siempre será Blancanieves.

 

Eso es el cuatro, o sea el cubo, el icosaedro, el tetraedro y el octaedro.

En la saturación del sentir de ella surge un sentir de él, que es el  +1 del dodecaedro.

Ahí están los cinco sólidos platónicos, que son un 4 + 1.

Eso puede ser suficiente, tal vez porque el dodecaedro es el éter. Pero en realidad el dodecaedro y las cuatro ondas que lo componen, como castillo verde, tiene una forma expandida, que es cuando aparecen sus ocultos, que es de nuevo el cubo.

 

De nuevo nos situamos en el cuatro. El cuatro en el Tzolkin es cómo lograr el propósito, y también es la semilla, o sea florecer.

Hay una visión de la vida donde la vida es florecer, y florecer como algo gozoso, y que además lo único que tienes que hacer es dejar que suceda, gracias a la emoción. Lo más importante es algo que está en el agua, en la emoción.

 

Volviendo a los sólidos platónicos, que nos hablan de dimensiones de la vida, y volviendo a los castillos de cuatro ondas, que nos hablan también de dimensiones de la vida, sucede que podemos encontrar que los sólidos platónicos son 4 + 1, y ser suficiente o quedarse corto, porque en el año caben 7.

Hablando de la vida es difícil quedarse corto, porque la vida es florecer. Pero uno puede quedarse corto, y tal vez no florecer. Sucede que si el quinto castillo corresponde al castillo verde, y está compuesto por las ondas de la luna, el viento, el águila y la estrella, el siguiente castillo puede ser, o el uno, y como un disco rayado volver a repetir o un estudiante que no consigue aprobar, o darte cuenta de que el uno, que corresponde al cubo, sigue siendo el cinco, el éter, porque las ondas que componen el cubo, que son el dragón, el mago, la mano y el sol, son las ondas ocultas del castillo verde, es decir son el mismo.

Es como entrar en una dimensión, que adquiere una nueva forma de presentarse duplicada, especular, en espejo.

De la misma forma que un cuadrado se convierte al adquirir volumen en un cubo, aquí sucede lo mismo. De repente te das cuenta de que el castillo quinto como el siguiente, tanto si lo llamas uno como seis, es el mismo.

 

Sucede que activando los cuatro centros del sentir en la polaridad femenina del ser dual hombre-mujer al máximo posible, es decir al nivel del éxtasis, si se produce esa “duplicación”, el cinco encuentra que el cuatro es otro yo. Es similar a que la mujer, llegado al máximo de lo posible, transmite al hombre ese sentir, y se activan los cuatro centros del sentir en el hombre, en espejo, como los de la mujer.

La mujer, contiene el cómo sentir, el cuatro, y en espejo a través de la experiencia de “tu eres otro yo, y yo soy otro tu”, o sea del ESPEJO, siendo el espejo una mayor densidad o intensidad de la realidad, se activa el centro en el hombre, produciéndose así una intensidad mayor.

El uno del hombre solo, es más bien como un tiro al aire, y no es dimensional. Se trata de activar el sentir.  Por eso es necesario realizar el cuatro de la mujer, a través de la experiencia de “tu eres otro yo y yo soy otro tu”, que es lo que corresponde al castillo 5 y 6, dodecaedro y cubo. Pero aquí estamos hablando del nuevo cubo.

Entonces, el hombre siente como la mujer, porque la mujer en espejo le transmite el sentir, y la mujer produce una emisión de agua, es decir el hombre siente y la mujer emite.

 

 

En la experiencia que se transmite a través del Tzolkin - Calendario Maya, es muy importante considerar cómo hay 52 experiencias, que corresponden a 52 años, y cómo de nuevo vuelves a pasar a los 52 años por las mismas experiencias, pero ya con conciencia.

52, número mágico, número sagrado, número de conciencia, número de meditación, es un castillo, porque el castillo es un 4 + 1. Los 52 años de vida de una persona son una preparación a una ascensión, a una elevación dimensional.

Todo en el Tzolkin nos habla de elevación dimensional; solamente habla de eso.

El castillo cinco, dodecaedro, más el castillo del cubo, puede ser un volver a empezar o un continuar en otra dimensión. Pero el siguiente paso, que corresponde al castillo siete, o sea al año, porque el año es un movimiento celeste, corresponde al icosaedro o al nuevo icosaedro.

 

En el tramo de la mujer, lo que significan los sólidos platónicos, los contenidos de los sólidos platónicos, van de uno en uno. Eso es así mientras dura el cuatro más uno, es decir hasta el dodecaedro.

A partir que el dodecaedro se ha expandido en la conciencia y ha surgido esa dimensión, van de dos en dos.

Y el nuevo cubo contiene al dodecaedro, y es el equivalente al castillo 6. Y el nuevo icosaedro corresponde al castillo 7 y contiene al octaedro.

Es como si al llegar al dodecaedro se produjera una explosión donde la conciencia se expande hacia atrás, porque había llegado al cinco, el cinco se ha convertido en el 5 + 4, o sea el dodecaedro más el cubo, y a continuación ha seguido hacia atrás, o sea hasta el octaedro, que es el anterior al dodecaedro en lo oculto, porque es la unión existente entre el octaedro y el icosaedro.

Este contenido es la emoción más el espíritu. Y el siguiente paso es llegar al lugar, también de una forma como retrocediendo, donde estaba el tetraedro. Es un poco como el dibujo del anagrama de Nike. Es algo que está entre el 7 y la V.

El sentir de la mujer, desdoblado en el sentir del hombre, adquiere una característica de agua-espíritu, y te conduce hasta el doble tetraedro.

Lo que contiene el doble tetraedro es inenarrable. De modo que hay 7 castillos, que contienen un total de 364 espacios, que en el año son días, y cuando llegas al 365, que correspondería al octavo castillo, solamente hay uno que corresponde al tiempo sin tiempo, es decir otra dimensión.

     

ALGO SOBRE LA ONDA ENCANTADA, O QUIZÁS SOBRE EL AÑO (22/4/2012)

 

Siete en un plano horizontal, o sea siete monedas o siete piedras o siete “algos” en un plano horizontal, y siete en un plano vertical, solo pueden coexistir simultáneamente en un 13. Claro, nos referimos a 7 en vertical tocando tierra, no volando.

Es decir, siete cosas en un plano vertical y siete cosas en un plano horizontal tocando tierra, necesariamente tienen que compartir uno de los puntos, porque si no, las siete cosas en el plano vertical sumarían ocho, con el punto que está tocando tierra.

Es decir, la onda encantada significa la aparición del volumen. Y justamente sitúa el punto 7, que como sello es la mano, en el lugar del cambio de dimensión, del plano al volumen.

El Tzolkin representa volúmenes. Las hojas de papel siempre son planas, pero el Tzolkin representa volúmenes, porque es una representación de otras dimensiones.

Si la horizontal y la vertical de la que estamos hablando, estuviesen en el mismo plano, o sea la horizontal de la tierra, no habría 7 en el plano horizontal sino 13, 14 o las que fuesen. Cuando decimos que hay 7 en un plano horizontal y 7 en un plano vertical, solo puede ser cierto si ese plano vertical  es perpendicular a la tierra.

 

De modo que encontrar el 7 es sanador. Por eso quizás nos interesa encontrar las dos figuras poliédricas para completar el 7. Ya hemos hablado en algunos trabajos anteriores de otra figura, que sería el tetraedro enlazado, o sea la ESTRELLA TETRAÉDRICA, o sea la estrella formada por puros triángulos.

De modo que solamente nos falta uno. Evidentemente es el DODECAEDRO EN ESTRELLA. Y es precisamente el resultado de añadir el 3, el triángulo, o sea el servicio, o sea la realidad, que antes llamábamos noche porque su sello oculto es el espejo, y la noche es el espejo. El espejo es la realidad, y la realidad es la noche cuando estás ciego, o sea cuando necesitas que tus ojos se sanen, o sea estás en la tercera dimensión, la dimensión de los enemigos.

Creíamos que era un esfuerzo ver la maravilla, un acto de voluntad, porque visualizábamos con los ojos internos lo que queríamos ver, pero no veíamos con los ojos externos.

 

El quinto castillo acaba justamente con el sol 20, es decir finaliza con el Tzolkin. Pero resulta que, claro, el año es maravilloso, porque el año son 7 castillos, más, como octavo elemento temporal, un día sin tiempo. El año es una estrella, sello 8, UN 8, compuesto por 7 +1. Siete castillos de 52 días más un día fuera del tiempo. Son 8 periodos de tiempo, de los cuales uno es el tiempo fuera del tiempo, o sea la maravilla de las maravillas; el tiempo sin estrés y sin estar dormido, o sea consciente, disfrutante, presente. Claro, presente. Pero es un 7 + 1.

 

Claro, sucede que el quinto castillo termina, y lo que continúa es justamente SÍ MISMO:

La onda de la luna en el siguiente castillo encuentra nada menos que a su onda oculta, la onda del sol; la onda del viento también se encuentra a sí mismo, porque encuentra a su onda oculta, que es la onda de la mano; el águila se encuentra a sí mismo en el mago; y la estrella es la misma onda que el dragón.

De modo que el quinto y el sexto castillo son el mismo, a la vez que son dos castillos diferentes.

Claro que el sexto castillo podríamos considerar que es el dodecaedro en forma de estrella, donde el seis es un sesenta, porque al incorporar que todo sucede como en una misión, lo que incorporamos es el amor, o sea la perfección, o sea el 10. Y ese cinco, que es la base del dodecaedro, se convierte en un 60.

El séptimo castillo es el castillo del caminante del cielo, donde el caminante del cielo en su maduración aparece como humano. Y esa es la labor que atribuíamos a la estrella tetraédrica, que es el sólido 7. A la estrella tetraédrica la hemos citado en alguna meditación anterior, como relacionada con la capacidad de transmutar. Y transmutar es convertir lo malo en bueno. Lo malo y lo bueno son conceptos de dimensiones inferiores. En esta dimensión sólo existe la maravilla, pero la transmutación es un vehículo ascensional, similar a lo que significa la noche. Visualizar es una forma de transmutar, perdonar es una forma de transmutar, amar es una forma de transmutar, y elegir que sea posible transmutar es también una forma de transmutar. O sea, vivir como un habitante del cielo es una forma de transmutar. Y lo que produce es el humano real, o sea el auténtico, o sea el auténtico humano, capaz de entrar en el día sin tiempo.

En la Estrella es fundamental el VER (21/4/2012)

 

¿Qué es lo que ves?, ¿maravillas o “cosas mejorables”?

Si encuentras fallos es que te gusta creer “que tu lo harías mejor”. Fallos en la gente, fallos en la sociedad, enfermedades, injusticias, violencia, abusos, frustración, engaños, los ILUMINATI atacando, que si el petróleo, que si soy fea o gorda o tonto, o sería mejor si.., o no debería existir tal o cual.

 

Lo que ves es donde estás o sea lo que eres.

Lo que ves es lo que eres o sea donde estás.

O sea “to be or not to be”. To be” es ser y estar, porque es lo mismo, por eso los ojos dicen quien eres. Tu eres tus circunstancias, además de “tu”.

Hay quien ha dicho “esto lo arreglo yo”, porque la solución no está en dioses, ni reyes ni señores, así que “en pie famélica legión”. Y la verdad es que lo solucionó para varios cientos de millones de humanit@s, porque los envió al más allá en cuanto no estaban de acuerdo en algo.

Pero a mí por lo menos me gustaría una solución un poco más divertida. Todavía siguen lanzando misiles y haciendo estatuas rodeados de una famélica legión.

 

En la estrella es fundamental el ver.

Eres lo que crees, y ves lo que eres, que es lo que crees. Pero se puede cambiar, solo que como en el fumar, tienes que querer.

 

Por  eso lo primero es reconocer. Reconocer dónde estas humildemente.

Eso es la onda LUNA - SOL, o sea luz y limpieza emocional, o sea libertad.

 

Y eso a su vez produce la resurrección  propia de la tormenta, como sello 19, pero manifestada en la onda 19, VIENTO –MAGO, o sea aceptando humildemente que necesitas formatearte, o sea modificar tus valoraciones, modificar tu realidad interna.

El trabajo con los sellos te habla de ti como conciencia y te ayuda a evolucionar, te informa. Pero el viaje dimensional sucede a través de la información de las ondas.

Realmente lo que da sentido a atribuir al sello 19, tormenta, la característica de resucitar, reinventarse, es el hecho de que como onda, el 19 es el viento, pero el viento como espíritu.

Resucitar es reencontrar tu espíritu, porque el espíritu siempre vive.

Resucitar es volver a fusionarte con tu espíritu.

 

Si no estamos en esta dimensión de las ondas, tormenta significa simplemente crisis, cambios bruscos y cosas así, no necesariamente exitosas, sino más bien lo contrario, por ejemplo accidentes, peleas, cosas así. Es decir algo propicia que cambies urgentemente. Si estás sordo terminarás por enterarte, pero la solución siempre está muy cerca, en la tormenta.

Pero el asunto es resucitar a la maravilla y eso es la onda viento-mago, una sanación aprendiendo a fiarte, o sea a tener fe, a entregarte, o sea a encontrar esperanza  y a sanar tus ojos, o sea amar.

Amar lo que ves es amarte, amar todo, y entonces puede aparecer OTR@, pueden aparecer todos.

La visión es el AGUILA. Sanar la visión  es imprescindible en la ESTRELLA.

AGUILA-MANO Y VIENTO –MAGO están totalmente enlazados, porque son lo mismo como BLANCO-AZUL, representación de qué cosa son en el Tzolkin los colores.

Los colores en el Tzolkin son también 4+1, y es precisamente en el quinto castillo donde se expone con total claridad cómo blanco y azul expresan de manera conjunta la evolución, la transformación contenida en lo que significa 19 y es gracias a lo que significa 2.

Transformarte es prepararte para que sea posible en tu mundo el otr@, y el acceso a la realidad de la ESTRELLA.

 Gracias Juan, gracias Juan Carlos, gracias Juanca, Gracias Juanito.

 

El tres, o sea el TRIANGULO para los pitagóricos, es el servicio.

Las coronas de los reyes y las estrellas tienen triángulos.

O sea humildad y servicio forman parte del asunto de la estrella, pero también de la energía femenina: el día de la mujer es el ocho de marzo, o sea 8/3, o sea estrella y servicio, pero servicio es ser real.

Sí, belleza, ética, estética y servicio, y soñar la abundancia o sea reencontrar la realidad maravillosa. Y eso es la energía femenina. Gracias.

Soñar la abundancia, o sea la noche, es la realidad. Lo que llamamos imaginar las cosas mejores posibles, sólo es imaginar cuando estás fuera de la estrella. En la estrella es VER la realidad.

 

Sí, los reyes son humanos reales, o sea tú cuando eres real, o sea cuando eres tu, o sea cuando eres tu espíritu, o estás fusionado con tu espíritu.

Pero casualmente ser rey, que tu sangre sea real, es algo que viene instalado de fabrica, aunque quizás tengas que habilitarlo, o formatear el asunto. La cosa es que ES.

Pero también quizás no se sepa que ser rey es una misión, un servicio, el servicio propuesto por el dragón, la energía femenina; cuidar de todo como el sol.

Es puro metalenguaje  que todo el mundo pueda hacer lo que le de la gana  menos el rey. Es una comunicación del más allá.

Gracias, quizás rei viene de REIR, si lo elijo.

En la estrella es fundamental el ver; en el ver es fundamental el espíritu con que ves; y, ante el espíritu, que es el viento, es fundamental la humildad, o sea un poquito de agua para lavarse la cara.

La información de los castillos le da mucha profundidad al Tzolkin (21/4/2012)

 

Los castillos expresan una realidad no accesible de manera inmediata, pero REAL.

Son castillos reales, para personas reales.

Un video-clip reciente, informado desde dimensiones superiores y  en metalenguaje, muestra una manera de acceso a lo sagrado. Sí, “lo del rey”.

 

El asunto merece la pena pararse a mirarlo, porque es mejor ver actores que bandidos. Aunque solo sea porque los actores te pueden divertir y los bandidos robar.

El quinto castillo habla de otra vida, de otra forma de vivir; de que otra forma de vivir existe y es posible ahora, en realidad siempre, solo que el quinto castillo explica cómo acceder ahora.

En otra fase anterior están el cubo, el icosaedro, el tetraedro, el octaedro y el dodecaedro, o sea el 4+1, o los sólidos platónicos. Pero ahora se trata del quinto castillo, o sea el dodecaedro y las ondas que lo componen.

 

La onda de la luna

 

El quinto castillo se inicia con la onda de la LUNA. 

Aparentemente o quizás inicialmente o someramente, el asunto parece tratar de agua y limpieza, algo así como el puro agua y jabón, aunque fuese incluso a nivel emocional. Aunque no solo es eso.

 

¿Qué es limpiar? Limpiar es RECONOCER  algo como no adecuado y modificarlo.

Casualmente es lo que hace D. Juan Carlos: reconocer algo como inadecuado.

Partimos de la consideración de que el human@ real es el human@ con conciencia.

El hombre real es el hombre con conciencia. Y la conciencia es el acceso a otra forma de vivir.

La primera onda del quinto castillo habla de emociones, o sea del arquetipo AGUA, y de la necesidad de cuestionarse y reconocer.

 

Las emociones, o sea el agua, son lo más celeste en el ser humano. Es el poder AMAR.

Amar es agua, y viene de más allá  del sol. Y encontrar eso es el camino del quinto castillo.

Pero para entrar necesitas reconocer, o sea darte cuenta de que estás fuera y ahí es fundamental la medicina del perdón.

Perdonar a todos (incluso a los malos), perdonar a todas las cosas. Hay quien dice que perdonarte a ti, bueno vale, pero también pedir perdón, o sea reconocer.

Reconocer,  volver a conocer, volver a la conciencia.

Es importante valorar  lo que no se ve pero está, porque esto también es reconocer.

 

La onda de la luna está unida a la onda del SOL.

Reconocer  es el resultado de ampliar la luz. O sea reconocer es el resultado del sol oculto actuando.

La luz, el sol, trae el espíritu.

 

La onda del viento

La primera onda de este castillo es luna-sol, y la segunda es VIENTO, el espíritu.

El  espíritu aporta conocimiento de lo que es y reconocimiento de lo que no es. Y ahí siempre es imprescindible el perdón, el perdonar, el deseo de cambiar algo y LA HUMILDAD.

 

La onda de la luna  acaba con el dragón, que es la luz entrando en la manifestación, o sea en esta dimensión.

La luz entrando en la manifestación, buscándote, cumpliendo una misión.

Encontrarte y que te reconozcas. La luz es una misión.

 

Luego viene el espíritu, el viento, pero el espíritu es en realidad la sanación, la MANO, ya que son ondas ocultas.

Las ondas del viento y la mano van juntas. Van juntas porque es lo mismo.

Reconocer  tus errores es luz y te sana.

 

La onda del águila

Entonces aparece el AGUILA.

San Juan es el águila. También los CUATRO EVANGELIOS  son un 4 + 1 con los hechos. Hechos es como la segunda parte del evangelio de Lucas. El después, o sea otro tiempo. Otra era, esta.

 

El águila  en el Tzolkin es algo así como la visión, la creatividad, la intuición, pero también en la familia del SOL muestra una elevación.

Serpiente horizontal pegada a la Tierra, perro horizontal, pero separado de la tierra por sus patas, águila.

 

El águila forma una CRUZ  elevada en el aire, en el viento.

En la cruz anticipa la forma de la ESTRELLA, que dibuja  como una cruz recordando también una pirámide. La pirámide y la cruz son lo mismo, vehículos energéticos dimensionales de elevación.

 

El águila va como onda con el mago.

La sanación iniciada por la luz del reconocimiento humilde del error, libera la creatividad maniatada precisamente por el error, por el miedo, o por una información equivocada, o sea por algo que te impide ser tu mismo y reconocerte en el otro, o sea amar, o sea la plenitud. Y la plenitud sí que es la creatividad a raudales.

 

El águila es la onda 19 y va con mago, onda 2, como onda oculta, pero el sello 19 es la tormenta, oculto del viento, algo así como reinventarse, resucitar y es lo que sucede con la creatividad.

Mientras que el viento, onda 18 y sello 2, va con mano, onda 3 y sello oculto del mago

Es decir las ondas 18 y 19, el viento y el águila, están entrelazadas, dándose consistencia.

 

La onda de la estrella

Y entonces te lleva a la estrella.

La estrella significa encontrar a tus pares, encontrar a otros tú. La estrella  es encontrar que toda la gente es maravillosa.

No es que tú seas el sol y en los demás encuentras errores, quizás disculpables, no.

La estrella es encontrar solo gente maravillosa, y que  además todo está bien. Por eso es imprescindible reconocer el error, pero en ti, y sanarte, o sea  aprender, onda dos el mago, onda oculta el águila.

 

Estás en la estrella cuando has sanado tus ojos y te has desecho del ego. Lo que ves con los ojos externos es tu realidad interior. Si algo te parece raro, mejor pensar que son muy buenos actores más que bandidos, porque tú seguro que eres un buen actor.

GRACIAS JUAN CARLOS.      

Las palabras son ondas portadoras de luz

 

Las palabras son ondas portadoras de luz, son vehículos del espíritu. El VIENTO, sello dos, contiene AL OTRO, el dos, el segundo en aparecer, pero contiene también LA COMUNICACIÓN, porque inevitablemente al aparecer otro comienza la comunicación entre los dos, AUN SIN PALABRAS.

El otro es necesario.

El viento, segundo sello, en la boca del dragón es como las llamaradas de luz o fuego, cuando el fuego era la única luz que podía fabricar el hombre.

Pero el dragón es la luz entrando en la materia. También es un símil del hombre.

El dragón sello uno es PROPOSITO. Es una propuesta o un recordatorio porque el hombre es luz y materia

 

Onda del viento: del 20 de abril al 2 de mayo

 

La onda oculta del viento es la mano, ya que el oculto del viento 1 es la tormenta 13, cuya onda comienza en la mano.

La comunicación (viento) va asociada a la sanación y realización (mano): la palabra o el sonido es lo más sanador que hay o, dicho en negativo, lo más ofensor que hay, incluso puede destruir a una persona. Si te cierras a la comunicación, enfermas. Incluso algunas personas asocian el aislamiento con enfermedades graves como el cáncer.

Según el viento se transforma en mago (onda del viento), la mano se va transformando en tormenta (onda de la mano). Esto quiere decir que cada vez que se avanza en la sabiduría, te vas transformando, pudiendo conseguir la sanación instantánea, aunque exija un esfuerzo.

La capacidad de sanación instantánea por lo tanto es posible trabajando con las ondas del viento y de la mano. Podrá exigir un esfuerzo de conciencia, centrándose, pero es posible.

La onda del viento finaliza en el mago (tono 13), por lo que cuando desarrollas esta onda, te conviertes en un mago, o dicho de otra forma, la madurez de la comunicación es el mago.

Cuanto más te comunicas, más sabiduría recibes. Ahora bien, si te cierras a la comunicación también te cierras al mago. Puede que seas un brujo, consiguiendo poder, pero no un mago, porque este es benéfico.

El maestro en esta onda es la noche (tono 2); nos puede costar ensoñar la abundancia para nosotros o para los demás, pero es lo que nos hace despertar y movernos, avanzando hacia la sabiduría del mago

El tono 5 en esta onda es el desapego (enlazador de mundos), que es lo que da fuerza a la comunicación (viento) para conseguir llegar a la sabiduría (mago). Y en el camino a la sabiduría desde la comunicación, también da fuerza el amor incondicional (tono 9).