Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

Otros Libros y Calendarios:

El poder del agua. El poder de la emoción

Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón

Calendario digital 2016

El Libro de las Familias

El Libro de las Sincronías

El Libro de los Sellos

Tzolkin 2012

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

 

Sigue la energía del día y los artículos diarios en

        

www.viatzolkin.com

Capítulo 1:

JOSÉ CABAL es un investigador de los símbolos humanos a través de la historia de la humanidad.

Sus palabras son una provocación de descubrimiento en el sincrónico de todo lo que existe; te traslada  a otra realidad y muestra cómo todo está interconectado.

En este libro se adentra en sus descubrimientos utilizando el Tzolkin del Calendario Maya.

INTRODUCCIÓN

El Tzolkin es una cruz, pero también es una estrella de David.

Que el Tzolkin sea una cruz quita todo el sentido a los argumentos de los que opinan que el “descubrimiento” de América por Colón y España ha sido algo así como un atropello a los nativos, un abuso y en definitiva un hecho aciago para la humanidad.      

El Tzolkin es una cruz, sin embargo nadie parece verlo. El Tzolkin es una cruz de brazos iguales, como la cruz de los barcos de Colón. Ese es el santo y seña.

Las cruces se reúnen. Están en otra dimensión. ¿Quién ha puesto una cruz invisible en el interior del Tzolkin que puede ser vista perfectamente cuando simplemente te paras a mirarlo?

En un nivel de la realidad sucede lo normal: la gente comercia, siembra, guerrea, procrea, etc. Pero hay otro orden, otra realidad. En esa realidad cuando llega su tiempo, suceden cosas. Ese es el viaje de Colón.

Con el mundo maya hay una confusión. Hay un idioma, una cultura y una etnia maya, todas muy respetables, con sabiduría y en los últimos tiempos llenas de sufrimientos, lo cual le hace más digno. Pero ¿quién ha hecho el Tzolkin?, ¿quién lo ha fabricado o creado?, ¿qué es el Tzolkin?

Porque, ¿quién ha creado las pirámides? Sin duda los egipcios de hoy no. Si alguien las ha creado no son los egipcios de hoy.

Las neuronas espejo

En el siglo XXI conviene encontrar al ser humano. Por eso es un tiempo de mestizaje en la música, cultura e idiomas; un tiempo de fusión, porque todas las culturas son importantes y aportan algo. Pero lo que nos interesa es encontrar al ser humano.

Ya a finales del siglo XX se hablaba de la aldea global, aun cuando no estaba Internet ni Twitter, ni habían sucedido todas las migraciones del siglo XXI. Ahora en cualquier país están representadas todas las culturas del mundo.

Por ello el siglo XXI de lo que habla es del ser humano y dentro de la cultura maya hay un mensaje para él, que no tiene nada que ver con el folclore ni con el tipismo.

En el tiempo narrado en la Biblia de la salida de Egipto del pueblo judío, los judíos eran egipcios. No tenían tierra, templo o religión propia, características que definen a los judíos como diferentes. Los judíos eran egipcios y los que los perseguían también. Cuando hablamos de la cultura egipcia, ¿de quién hablamos?, ¿de los egipcios que construyen pirámides o de los que persiguen a otros egipcios que construyen pirámides?

En el mundo romano, ¿Nerón era lo mismo que Séneca? Los mártires cristianos eran romanos y los que iban a disfrutar viendo cómo las fieras se comían a esas personas, también eran romanos.

Por eso, no interesa saber ni situar nada por ser egipcio, romano o maya. Interesa su aportación al ser humano.

El siglo XXI conoce la existencia de un vínculo entre todos los seres humanos incluso sin ser conocido por nadie; hay algo que une a todos los seres humanos. Eso son las neuronas espejo.

LAS NEURONAS ESPEJO VIENEN DE FÁBRICA. No necesitas instalarlas. En el siglo XXI, de integración, mestizaje y fusión, aparecen las neuronas espejo, que fusionan, integran y crean mestizaje.

Las neuronas espejo que hay en ti se activan con cada acción que hace otra persona de tal manera que podrías sentir lo que a su vez está sintiendo esa persona. Si se ponen sensores cerebrales a dos personas y por ejemplo una está comiendo un plátano, se activan las mismas áreas del cerebro en las dos personas, en el que lo come y en el que lo ve.

Por eso en las sociedades que crean espectáculo con las ejecuciones públicas, con lapidaciones de mujeres o espectáculos en el circo de leones y fieras devorando a seres humanos, la pregunta es ¿contribuyen al ser humano o son aberraciones y destructoras del ser humano?

En los sacrificios rituales que se hacían en templos “mayas” en la época precolonial se arrancaba el corazón a personas como ofrenda a los dioses, se  les sacaban las tripas y se machacaban las cabezas con mazas, como vemos en las representaciones donde las personas aparecen manchadas con la sangre de esas víctimas.

Atar a una persona y despeñarla rodando por las escaleras de un templo pirámide, ¿contribuye al ser humano o es contrario?

¿Es lo mismo matar a alguien siendo un delito que enseñar a tu hijo a que machaque la cabeza de una mujer como algo santo, o participar en esos sacrificios rituales de prisioneros como algo que aplaca a los dioses?, ¿contribuye eso al ser humano o es contrario?

El Tzolkin como medida del tiempo

El Tzolkin es una cruz pero también una estrella de David. Incluso podríamos ver el símbolo Phi o la Cruz celta en el centro.

¿Quién ha puesto una cruz invisible en el Tzolkin y una estrella de David?, ¿por qué?, ¿para qué?

Invitamos a mirar el Tzolkin. Es una estructura de 260 cuadrículas que tiene 52 cuadrículas negras y el resto blancas.

Mientras que nuestra cultura actual ha inventado el reloj cada vez con más precisión, de milésimas de segundo, los mayas sabios aportaron el Tzolkin como medida del tiempo.

Nosotros tenemos el reloj, que mide el día y el año a través de acuerdos que no corresponden con la mecánica celeste (son solamente acuerdos). El día se desmenuza en horas y minutos, los minutos en segundos y si hace falta en décimas, centésimas o milésimas de segundo. Para homologar récords deportivos u otros asuntos (la industria, etc.), el reloj desmenuza el tiempo, pero no olvidemos que esto es un acuerdo.

Sin embargo los mayas han inventado el Tzolkin. Ha hecho falta que llegásemos al conocimiento de la física cuántica para que se desvelase y moviese el velo que ocultaba los conocimientos de esas culturas, con una sabiduría que va más allá de la propia cultura.

El Tzolkin sirve para medir el tiempo. Lo mismo puedes medir periodos de 260 días, de 260 años u otras mediciones posibles.

Pero para medir esto no utilizaban ni el día ni el año. La medida del tiempo es una secuencia. No nos vamos a meter ahora en explicar la secuencia del Tzolkin. Solamente invitamos a mirar el Tzolkin para ver la cruz.

OPINA SOBRE ESTE TEXTO

Para enviar comentarios u opiniones sobre el contenido de la Web está disponible el e-mail info@calendario-maya.net.